La (nada) Pequeña Galería del Escritor Hispanoamericano

DSC_0002Libros para cargar a todas partes, a la cola del banco, al asiento del parque, a los minutos antes de la consulta médica. Libros que caben en el bolso grande y en la cartera pequeña, tanto como en un bolsillo del pantalón. Libros de peso ligero, con portadas de llamativos colores, de esos que invitan a la lectura sin mucho escándalo. Se trata de un acercamiento a la historia de la literatura hispanoamericana del siglo XX, a partir de ensayos sobre algunos de los principales autores de nuestra lengua.

La enumeración de las solapas convida a completar el conjunto, a volverse adicto a él. Ya suman diez volúmenes. Aunque la mayoría de las ediciones están fechadas en 2013, la colección sigue creciendo. Aplausos. Se trata de la Pequeña Galería del Escritor Hispanoamericano, un empeño editorial promovido y sostenido por el Departamento de Letras Hispánicas de la Universidad de Guanajuato. Una idea, un montón de páginas, donde la estricta academia mexicana muestra su mejor rostro, convocando a una lectura amena y diversa.

“Creemos, quienes participamos en esta colección, que la escritura sobre las obras literarias no debe ser un encorsetamiento, sino un respirar, un inspirar”, se aclara en el preámbulo de cada ensayo. Una creencia que se cumple a cabalidad en todos los volúmenes, diseñados por Lilian Bello-Suazo y al cuidado de Anuar Jalife.

Ninguno de los libros que conforman esta Galería pretende ser un ensayo absoluto sobre el autor o las obras que aborda. Quizás en eso radique la sabrosa libertad escritural que se toman la mayoría de los investigadores involucrados. La misma motivación que convoca a la lectura desde un pacto de justicia: la Pequeña Galería del Escritor Hispanoamericano es un nicho de conocimiento general, un buen pretexto para la iniciación literaria, una marca iniciática en el camino de búsquedas bibliográficas. Es una mirada —entre las tantas posibles— a un siempre cambiante proceso cultural llamado historia literaria.

El primer volumen está dedicado a José Emilio Pacheco, y reúne tres ensayos escritos indistintamente por Asunción Rangel y Jorge Ramírez, ella profesora del Departamento de Letras Hispánicas de la Universidad de Guanajuato y directora de la colección, él maestrante en esa misma institución. El segundo número puede tomarse como una declaración de principios sobre el equilibrio propuesto en la selección de nacionalidad y tendencia de los autores de la Galería. Se titula Virgilio Piñera. Digresiones sobre el cuerpo en algunos de sus cuentos y es de Rogelio Castro Rocha, también profesor en la misma Casa de Altos Estudios. Sigue un acercamiento a otro polémico autor cubano, uno en que Andreas Kurz escribe sobre Alejo Carpentier. Los peregrinos jamás regresan a casa.

La Galería continúa con los títulos Gabriel García Márquez, de Felipe Oliver Fuentes; José Revueltas, de Elba Sánchez Rolón y Gerardo Farías Rangel; Juan Ramón Jiménez a distancia, de Juan Pascual Gay; Mistral: riendo risa india, de Magda Sepúlveda Eriz; y concluye con los volúmenes dedicados a Huerta, por Asunción Rangel y Carlos Ulises Mata; a Huidobro, por Benjamín Valdivia y a Cortázar, por Roberto Ferro.

Con su título, la colección quiere rendir homenaje a la “Pequeña historia de la fotografía”, de Walter Benjamin. Una elección acaso un poco contradictoria para quien anhela visibilizar la escritura hispanoamericana. Sin embargo, criticar las flaquezas de este empeño sonaría demasiado desagradecido ante sus aportes y ante el ejemplo que debe representar para otros centros de enseñanza o editoriales.

Los libros de la colección impresos en 2013 contaban con el apoyo de Conaculta y del Fonca; los de 2014 han quedado solo bajo la responsabilidad de la Universidad de Guanajuato, a través de su División de Ciencias Sociales y Humanidades y de su Dirección de Extensión Cultural. Este cambio no disminuyó la calidad en la composición de los libros, ni sus tirajes de 500 ejemplares por volumen, cifra considerable para este tipo de proyecto. Aplausos. La Pequeña Galería del Escritor Hispanoamericano no es nada pequeña en sus pretensiones. Y, sobre todo, vive.

Publicado por Dainerys Machado

Nací en La Habana, en el cada vez más lejano año de 1986. En el 2009 me gradué de periodismo. Ejercí y viví la profesión durante años, hasta que un día me decidí a estudiar literatura. En agosto de 2014 comencé una nueva carrera, una nueva profesión, una nueva vida. Pero cargué siempre con mis libros de Virgilio Piñera y su “maldita circunstancia del agua por todas partes”. Soy cubana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: