10 mitos sobre ser cuban@

rueda de casino_malecon1) Somos bailadores.

La gente creerá que usted puede bailar desde rumba hasta ballet clásico con igual magisterio. No importa cuántas veces explique que tiene dos pies izquierdos, que su mamá nunca le enseñó a bailar, que en la escuela le decían Patón, El sinritmo o La oídodepalo. La gente siempre confiará en su talento como bailador o bailadora, y hasta querrá recibir algunas clasecitas de danza… si son gratis, mucho mejor.

2) Somos fiesteros.

El mundo acabándose, la economía del país hecha mierda, y nosotros tomando ron, riéndonos, bailando, haciendo escándalo y gozando la vida. Así nos imaginan, no se engañe compatriota. Entonces una se toma el trabajo de explicar: Na, eso no es así. En realidad no siempre andamos de fiesta. Na, en realidad podemos pasear y compartir durante horas con las amistades sin tomarnos ni un trago de alcohol. Y una ahí, desgastándose en la explicación, y siempre surge una voz que te interrumpe con toda la seguridad del mundo: ¡Ayyyyyy pero qué cubana tan rara, debes ser la única a la que no le gustan las fiestas!

3) Fumamos tabaco.

Para el mundo somos como la vieja Inés de la cancioncita: que fuma tabaco y toma café. La gente tiene la convicción de que en todas las casas cubanas alguien se fuma por lo menos un habano al día, creen además que somos expertos conocedores de las mejores marcas, que sabemos manejar la guillotina, que tenemos estelares humidores en cada cuarto. #ConLaClaseDePesteQueTieneElTabaco #ConLoCaroQueCuestaElBueno.

4) Tomamos ron.

Sí tomamos, pero no como el agua ni mucho menos. Sí tomamos, pero a veces porque es la bebida más barata. El calor cubano convida siempre a la fría cerveza. Pero una lata de Bucanero rinde mucho menos que una botella de Bocoy… y cuestan casi lo mismo. Eso sin contar que sigue sin resolverse el misterio milenario de por qué en ninguna cafetería de Cuba se llega a enfriar la cerveza. ¡Ay San Marxiano, ayúdanos con eso! ¡Por lo menos con eso!

5) Somos gente inteligente.

Algún día les voy a presentar a Pedro González, que estudió conmigo en primer grado y todavía no termina noveno.

6) Vivimos en la orilla del mar.

Comemos pescado crudo, salimos al portal de la casa a mojarnos los pies con las olas, la mayoría somos pescadores, curtidos al sol embravecido de la orilla. ¡Que Cuba no es una franja de costa, que es una Isla, Is-la! “Un archipiélago”, me aclararía aquí mi amigo Damián, que siempre quiere irme a la contraria. Pero no se distraigan con esto, lo importante es que sepan que Cuba es la Mayor de las Antillas, y que hay muuuucha tierra pa caminar, cojone.

7) Somos revolucionarios/Somos contrarrevolucionarios.

En el imaginario del sujeto NoCubano, no existen puntos medios cuando de tomarle la temperatura ideológica a un cubano se trate. El día que salga de Cuba prepárese a elegir bandos opuestos (como si fuera Robin Hood), porque explicar sobre puntos medios implicará horas y horas y horas perdidas.

8) Escuchamos a Silvio Rodríguez.

Que no, que no necesariamente. Que también ahí en Cuba canta un tipo que se llama… se llama… es muy famoso él. Se llama… Uno que canta el “Unicornio azul”… bueno, ahora no me acuerdo del nombre del otro cantante, pero luego les digo.

9) Somos brujeros y brujeras.

No importa si nunca en tu vida has pisado una iglesia, o si en la puerta de la casa había un cartelito que decía: “Esta es tu casa, Fidel”, todo para probar la honra comunista de tus parientes. Tampoco importa que la gente no sepa qué cosa exactamente es la religión Yorubá. Nada importa, cuando salgas de Cuba te pedirán consejos para hacer amarres amorosos y limpiezas existenciales.

10) Somos máquinas sexuales.

Esto ni me voy a tomar el trabajo de explicarlo, ni de contradecirlo, ni de sustentarlo. Ustedes averígüenlo por ustedes mismos, que ya lo que estoy es cansada de tanta encasilladera… Me voy ir a tomar un trago de ron y a bailar con unas amistades pa relajar un poco, que no estoy pa esto.

Publicado por Dainerys Machado

Nací en La Habana, en el cada vez más lejano año de 1986. En el 2009 me gradué de periodismo. Ejercí y viví la profesión durante años, hasta que un día me decidí a estudiar literatura. En agosto de 2014 comencé una nueva carrera, una nueva profesión, una nueva vida. Pero cargué siempre con mis libros de Virgilio Piñera y su “maldita circunstancia del agua por todas partes”. Soy cubana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: