Volverse isla

Mi país va conmigo. A veces he sentido la necesidad de gritarlo en una esquina, o en la oficina de una embajada o en el pasillo de una guagua. Mi país va conmigo y nadie debería decidir dónde debo plantar mis banderas, ni entonar mis himnos.

Gracias a esa isla en que me he convertido aprendí a perdonar a la mujer que, sin conocerme, se atreve a llamarme mediocre o a desearme el mal en algún mensaje perdido. Gracias a esta isla en que me he hecho fuerte he podido por fin aprender a amar a un hombre, entregarme a él sin pensar en los dolores del mañana.

No hay sufrimiento demasiado grande en esta isla que habito, solo el valor de seguir arriesgándome siempre al naufragio, porque en el riesgo hallaré las únicas vías de enorgullecer a mis propias orillas. En esta isla solo habitan las ganas de escribir, el impulso de escribir, la sed de leer y las olas de café, siempre expreso. Ahora me llaman migrante. Pero lo era ya, mucho antes de volverme isla.

Publicado por Dainerys Machado

Nací en La Habana, en el cada vez más lejano año de 1986. En el 2009 me gradué de periodismo. Ejercí y viví la profesión durante años, hasta que un día me decidí a estudiar literatura. En agosto de 2014 comencé una nueva carrera, una nueva profesión, una nueva vida. Pero cargué siempre con mis libros de Virgilio Piñera y su “maldita circunstancia del agua por todas partes”. Soy cubana.

2 comentarios sobre “Volverse isla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: