Utopías de estas horas

una vida....
Una vida… (Foto: Dalia Virgilí Pino)

Utopía I

Eran las 7 de la mañana cuando me despertó el timbre del teléfono. Era una video llamada de mi mamá. Dice que soñó anoche conmigo y que por eso me estaba llamando tan temprano. Estuvimos conversando durante media hora más o menos. Cada una desde su cama le dio celos a la otra por lo bien que había dormido durante toda la noche. Me contó que amaneció con mucho calor en La Habana; pero que estaba feliz porque habían anunciando lluvia para esta tarde. Le conté que tuve mucho que leer esta semana en la Universidad. Me solté el cabello y le mostré cuánto me ha crecido en los últimos días. Incluso mis amigos del doctorado lo notan cuando lo llevo suelto, le dije.

Dice que esta tarde estaba pensando salir de casa a visitar a una vieja amiga. Que ha pospuesto el viaje durante dos fines de semana porque el transporte sigue malísimo; pero que igual hoy se embulla e invita a mi abuela, para luego llevarla a tomar helado a Coppelia. Me preguntó cómo estaba la cosa en las calles de Miami después de las polémicas elecciones del martes pasado. Le confesé que el ambiente estaba un poco revuelto, que después de un año de una campaña presidencial tan violenta era muy difícil que las cosas resultaran de otra manera. Me recomendó que me cuidara y cambiamos enseguida de tema; porque recordó que aún no me había contado que le llegó por fin el paquete con libros y café que le mandé por correo ordinario esta semana.

Nos reímos juntas con los cuentos de mis sobrinos en la escuela. Vi la alegría en sus ojos y supe que estaba bien. Quizás voy a La Habana para pasar la Navidad con ustedes, le dije; pero ella me recomendó que hiciera mejor el viaje a Nueva York que estaba planificando hace algunos meses. “Nos podemos ver en enero”, me dijo. Terminamos la video llamada, después de besarnos mil veces a través de las pantallas de nuestros teléfonos.

Utopía II

El nuevo presidente electo de Estados Unidos, el magnate Donald Trump ha asombrado al mundo con la declaración pública que acaba de dar ante las cámaras. Se disculpó por todas las ofensas dichas durante su campaña en contra de latinos, personas discapacitadas, mujeres. Aseguró que empleó su discurso ultraderechista solo para demostrarle al mundo que es mentira que ha sido eliminada la discriminación por raza, género, clase económica; para probar que la derecha y la izquierda han perdido el rumbo y cada vez se parecen más.

“Tenemos que dialogar, debemos implementar políticas educativas inclusivas —dijo un Trump visiblemente perturbado— porque estas elecciones han demostrado que los intereses económicos de una determinada clase social pueden inclinar la balanza de un país hacia políticas discriminatorias”. Los aplausos de su público demoraron cerca de un minuto en sonar. Pero la gente terminó abrazándose en las calles, más esperanzada ahora que nunca antes.

Algunos medios de prensa han comenzado a hacerse eco de una de las noticias más raras de la historia. Aseguran que Trump estuvo construyendo un personaje conservador, racista y misógino durante toda su vida, solo para demostrar, llegado el momento, que las leyes de tranformación social no funcionarán, hasta que en realidad la gente sea educada en ambientes de inclusión y solidaridad. Algunos, como The New York Times, se han aventurado a anunciar  una posible redistribución del capital económico de los diez hombres más ricos del mundo, un acto sin precedentes que, según dicen, empezará por el Vaticano.

Utopía III

El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, se ha entregado a la justicia mexicana esta mañana; dispuesto a pagar sus deudas. A la misma hora, se anunció la legalización del consumo de marihuana y otros derivados de la planta en todos los países del mundo. Se sabe que, gracias a esta medida, comenzarán a bajar de inmediato los indicadores de violencia en países como México, debido a que deja de tener sentido el tráfico ilegal de drogas.

Ante esta realidad, el presidente Peña Nieto se comprometió a contar la verdad sobre la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa; y la veintena de posibles candidatos a la presidencia de México para las elecciones de 2018 se han retirado de la campaña. Ahora ofrecen su apoyo a la futura candidata indígena, propuesta por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Afirman que, resueltos de un solo golpe los principales problemas del país, es hora de darle voz a sus minorías.

Utopía IV

He decidido, por fin, ser madre.

Publicado por Dainerys Machado

Nací en La Habana, en el cada vez más lejano año de 1986. En el 2009 me gradué de periodismo. Ejercí y viví la profesión durante años, hasta que un día me decidí a estudiar literatura. En agosto de 2014 comencé una nueva carrera, una nueva profesión, una nueva vida. Pero cargué siempre con mis libros de Virgilio Piñera y su “maldita circunstancia del agua por todas partes”. Soy cubana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: