Cuidado con la arrancada

Vizcaya, Miami (Foto: Dainerys Machado)

Viajar se volvió, en los últimos años, una medida del éxito, una aspiración casi común. Aparentemente las mujeres dejamos de tener hijos para viajar más; las familias ya no se reunían para el fin de semana en la playa, sino para cruzar alguna frontera, mientras más lejana mejor. Yo lo sé, porque he sido parte de este movimiento. Después de 24 años sin salir de mi país, comencé en 2012 una vida de movilidades que probablemente llegó a su punto culminante en 2019, cuando viajé prácticamente una vez cada mes. En este punto, me siento tan culpable del calentamiento global y de la expansión del coronavirus como cualquier protagonista de las teorías de la conspiración que hoy nos acompañan. Y estoy decidida a alejarme de los aviones.

Hemos crecido o envejecido con la idea de que el viaje es experiencia, estatus, fuente de reencuentros emocionales. Y es todo eso, pero también porque las aerolíneas nos han ayudado a creerlo. Más de 20 ofertas de Delta y American Airlines he recibido en mi email en tres semanas de pandemia. Me prometí que no iba a escribir sobre el coronavirus, que aún me abruma demasiado. Pero más de 20 ofertas para viajar “barato y seguro” en estos días, me impulsan a tirar aquí estas letras. Y creo que la conclusión es: se nos jodió la conexión espiritual detrás de los viajes el día que se volvieron un bien de consumo. Detrás de cada desplazamiento, de cada momento de turismo, hay una materialidad que tendemos a invisibilizar: el viajero deja un rastro en cada ciudad a la que va, y el viaje deja un rastro en el bolsillo del viajero. Se pierde la conexión con los libros que tenemos en la casa, con el parque que está en la esquina, porque lo importante es ir cada vez más lejos, a cualquier lugar a donde aerolíneas y hoteles nos den ofertas.

Así hemos visto saturados los museos más célebres, las playas “vírgenes” y hemos visto sacrificado el silencio. En 2019, Greta Thunberg viajó de Europa a Estados Unidos en el velero del príncipe de Mónaco Pierre Casiraghi, que no emite CO2. Greta trataba de abogar por la reducción de la contaminación. Demostraba de paso que los viajes limpios y seguros siguen reservados a las celebrities y a la cada vez más reconcentrada clase alta. Admiro a Greta Thunberg y todo lo que ella representa, pero es indiscutible que es una celebrity. Todos los viajes que hacemos los demás mortales son un puntapié en el trasero del planeta y evidentemente también en nuestros propios cuerpos, ahora asediados por una pandemia y por nuestras ganas repentinas de llenar las redes sociales de cientos de fotos de los objetos que tenemos en el balcón.

Cuando el aislamiento por el coronavirus comenzó a verse como inevitable, le comentaba a una amiga sobre mis esperanzas en que el virus marcara una pausa, que volviéramos al mundo más calmados. Ella, que es una mujer muy sabia, me dijo que no, que la arrancada podría ser más feroz y que todo el mundo querrá recuperar en una semana el tiempo “perdido”. Entendí que no entiendo mucho ya. Y entendí que habrá que tener cuidado con la arrancada después de esta pausa, habrá que bajarle a esa velocidad que depende de nosotros y que nos tentará otra vez a llenar Instagram de las fotos banales de esos viajes que nos endeudan.


Volver

Publicado por Dainerys Machado

Nací en La Habana, en el cada vez más lejano año de 1986. En el 2009 me gradué de periodismo. Ejercí y viví la profesión durante años, hasta que un día me decidí a estudiar literatura. En agosto de 2014 comencé una nueva carrera, una nueva profesión, una nueva vida. Pero cargué siempre con mis libros de Virgilio Piñera y su “maldita circunstancia del agua por todas partes”. Soy cubana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: