¿Qué hijas quería Bernarda Alba?

Yo vi una vez a un hombre devorado por la máscara… Federico García Lorca, El público Se suponía que fuéramos como las cinco hijas de Bernarda Alba. Sí, las nacidas en el siglo XX debíamos ser, si no sus hijas, al menos las hijas de sus hijas, sus nietas: obedientes a la familia hasta que fuéramos propiedadSigue leyendo «¿Qué hijas quería Bernarda Alba?»

20 años después: Déxter Capiro

La dama de El álbum se sienta en su silla, abre el gigantesco libro de recuerdos que yace sobre el suelo y anuncia que está por iniciar un viaje en el tiempo. Déxter Capiro es el nombre del actor tras esa dama, críptica protagonista de un cuento y de una obra teatral de Virgilio Piñera;Sigue leyendo «20 años después: Déxter Capiro»

Un año en Zoomlandia

A menudo nos sorprendemos cuestionando qué actividades de la vida cotidiana permanecerán en las mismas formas que han adoptado durante la pandemia producida por el coronavirus. El uso de la plataforma Zoom ha sido el sello distintivo del año. Hacemos Zoom en las escuelas, en los trabajos a distancia; pero también hemos hecho Zoomparties paraSigue leyendo «Un año en Zoomlandia»

Tristana Landeros y Lucila Navarrete en el catálogo de la UAdeC

La Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC) ha puesto a disposición del público, gratis y en formato PDF, los libros publicados en los últimos años por su sello editorial. Hoy que termina marzo, un mes dedicado a visibilizar el trabajo de las mujeres en todas las esferas de la vida pública, un mes en que editoriales,Sigue leyendo «Tristana Landeros y Lucila Navarrete en el catálogo de la UAdeC»

Un país que es un teatro

El chino recuerda, el chino tiene memoria de elefante. Porque el chino es la historia de un teatro, la leyenda de una ciudad mestiza frente al espejo, pero es también la imagen del pueblo que habita esa ciudad, para reencontrarse constantemente entre sus marginalidades y nostalgias. Así lo dibuja el dramaturgo cubano Yerandy Fleites enSigue leyendo «Un país que es un teatro»

De (s) amores

I Él se iba. Siempre se estaba yendo. Ella se quedaba al lado de la gente, viendo al cuerpo más amado diluirse a lo lejos entre otros cuerpos extraños. Si las primeras veces reinaba la esperanza de un regreso definitivo, en las siguientes se hizo evidente que ese regreso no era necesario. Él lucía másSigue leyendo «De (s) amores»