De (s) amores

I Él se iba. Siempre se estaba yendo. Ella se quedaba al lado de la gente, viendo al cuerpo más amado diluirse a lo lejos entre otros cuerpos extraños. Si las primeras veces reinaba la esperanza de un regreso definitivo, en las siguientes se hizo evidente que ese regreso no era necesario. Él lucía másSigue leyendo “De (s) amores”