El gajo de palmiche más hermoso del mundo

En mi casa no hubo arbolito de Navidad este año. Tampoco el año pasado, ni el anterior a ese. No soporto que el polvo se acumule encima de las sesenta esferas de colores, ni que empañe el algodón desparramado en la base para imitar la nieve, ni que dibuje las paticas plásticas del arbolito encimaSigue leyendo “El gajo de palmiche más hermoso del mundo”

A mí no me gusta la pelota*

Cuando desgrano los recuerdos de la infancia, a menudo veo a mi papá colocando sobre mis hombros un abrigo azul y rojo, que fue el único tesoro conseguido durante sus años como soldado en Angola. La de abrigarme era acción obligatoria antes de partir a ver algún juego en el Estadio Latinoamericano, donde “siempre soplaSigue leyendo “A mí no me gusta la pelota*”